Create a book

Estadísticas de la balanza de pagos

De Statistics Explained

Datos de septiembre de 2012. Datos más recientes: Más información de Eurostat, Tablas principales y Base de datos.
Gráfico 1: Transacciones por cuenta corriente, EU-27, 2001-2011 (1)
(1 000 millones EUR) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu)
Tabla 1: Balance por cuenta corriente con el resto del mundo, 2001-2011 (1)
(1 000 millones EUR) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu), (bop_q_euro) y (bop_q_c), BCE
Tabla 2: Principales componentes de la balanza por cuenta corriente, 2011 (1)
(% del PIB) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu), (bop_q_euro), (bop_q_c) y (nama_gdp_c), BCE
Gráfico 2: Balanza por cuenta corriente con socios seleccionados, EU-27, 2011
(1 000 millones EUR) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu)
Tabla 3: Partidas seleccionadas de la cuenta financiera, 2011 (1)
(1 000 millones EUR) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu), (bop_q_euro) y (bop_q_c), BCE
Tabla 4: Partidas seleccionadas de la cuenta financiera, 2011 (1)
(% del PIB) - Fuente: Eurostat (bop_q_eu), (bop_q_euro), (bop_q_c) y (nama_gdp_c), BCE

La balanza de pagos recoge todas las operaciones económicas entre entidades residentes y no residentes a lo largo de un periodo determinado. Este artículo presenta datos de la cuenta corriente y la cuenta financiera de la balanza de pagos de la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros.

La balanza por cuenta corriente determina la exposición de una economía al resto del mundo, mientras que la cuenta financiera y de capital explica cómo se financia. En este artículo en inglés sobre inversión extranjera directa se ofrece más información sobre un componente de la cuenta financiera, mientras que este otro sobre comercio internacional de servicios se centra en un componente de la cuenta corriente.

Principales resultados estadísticos

Cuenta corriente

El déficit de la EU-27 fue de 66 600 millones EUR en 2011 (véase el gráfico 1), que corresponden al 0,5 % del producto interior bruto (PIB); estos datos pueden contrastarse con los de 2010, cuando el déficit por cuenta corriente fue de 82 200 millones EUR, equivalentes al 0,7 % del PIB. La evolución reciente de la balanza por cuenta corriente de la EU-27 indica que se mantiene la pauta de déficits más reducidos iniciada en 2009, después de que el déficit por cuenta corriente llegara en 2008 a un máximo del 2,1nbsp;% del PIB. El déficit por cuenta corriente de 2011 es resultado de los déficits de la balanza por cuenta corriente de mercancías (-1,1 % del PIB) y las transferencias corrientes (-0,5 %), junto al saldo positivo (superávit) en los servicios (0,9 %) y la cuenta de explotación (0,2 %) (véase la tabla 2).

15 Estados miembros de la UE comunicaron déficits de la balanza por cuenta corriente en 2011, mientras que diez registraron superávits y en dos hubo cuentas corrientes más o menos equilibradas (véase la tabla 1): los mayores déficits (con respecto al PIB) se registraron en Chipre (-10,4  %) y Grecia (-10,1  %), mientras que los Países Bajos (8,7  %), Luxemburgo (7,1 %) y Suecia (7,0 %) registraron los mayores superávits por cuenta corriente. Irlanda, Alemania, Eslovaquia e Italia fueron los únicos Estados miembros de la UE que comunicaron déficits (relativamente pequeños) de la balanza por cuenta corriente de servicios en 2011, mientras que registraron superávits relativamente grandes Luxemburgo (53,9 % del PIB), Chipre (20,9 %) y Malta (19,9 %). Un total de 19 Estados miembros comunicaron déficits de la balanza de mercancías, en particular Chipre (-24,5 % del PIB), mientras que Irlanda comunicó el mayor superávit en relación con el PIB (el 23,3 %).

Entre los países socios y las regiones que figuran en el gráfico 2, el mayor déficit de la balanza por cuenta corriente de la EU-27 se registró con China y trascendió a 121 400 millones EUR en 2011, casi el doble del déficit con Rusia (64 500 millones EUR) y más de cuatro veces el déficit con Japón (con estos dos últimos países se registraron el segundo y tercer mayores déficit de la balanza por cuenta corriente de la EU-27). El mayor superávit de la balanza por cuenta corriente se registró con Estados Unidos (64 200 millones EUR), ligeramente por delante de Suiza (62 900 millones EUR); también hubo superávits con Brasil, Hong Kong, Canadá y la India.

Cuenta financiera

Componen la cuenta financiera tres tipos de inversión (inversión extranjera directa (IED), inversión de cartera y otras), junto con los derivados financieros y las reservas oficiales de divisas. Si la cuenta financiera presenta un valor positivo, las entradas de flujos de inversión (pasivos de entradas de IED, inversión de cartera y otra inversión) son mayores que los activos de reserva y las salidas de flujos de inversión (activos de salidas de IED, inversión de cartera y otra inversión). Fue el caso de 14 Estados miembros de la UE en 2011: Chipre comunicó el valor más elevado con respecto al PIB (9,5 % del PIB), mientras que la cuenta financiera fue negativa en 13 Estados miembros de la UE: en 2011 la cuenta financiera en la zona del euro se situó prácticamente en equilibrio, en un -0,2 % del PIB, con salidas netas para inversiones directas y otras inversiones.

Como muestra la tabla 4, en 2011 la EU-27 siguió siendo inversor directo neto en el resto del mundo. Los flujos de salida de IED representaron un 2,8 % del PIB, mientras que los flujos de entrada de IED supusieron el 1,8 % del PIB. El efecto de la crisis económica y financiera se observa en los niveles de inversión directa que, tras haber alcanzado su nivel máximo en 2007, disminuyeron durante tres años consecutivos. Sin embargo, en 2011 la situación se invirtió: las entradas de flujos de inversiones directas aumentaron un 55 % (con respecto al año anterior) y las inversiones exteriores aumentaron un 50 %. Luxemburgo registró, con diferencia, los mayores niveles de entradas y salidas de IED en relación con el PIB, seguido por Bélgica y Francia. También Luxemburgo registró el mayor nivel de transacciones de IED en valor absoluto (véase la tabla 3) en cuanto a flujos de entrada (seguido por el Reino Unido y Francia) y flujos de salida (seguido por Bélgica y el Reino Unido).

A diferencia de los flujos de IED, en inversiones de cartera la EU-27 registró sistemáticamente entradas netas. Los activos de inversión de cartera (inversiones exteriores) fueron equivalentes al 0,4 % del PIB en 2011, mientras que los pasivos de inversión de cartera (inversiones extranjeras) se valoran en 3,4 % del PIB. Aunque los pasivos de inversión de cartera siguieron siendo la fuente más importante de capital entrante en la UE, su valor en 2011 se redujo un 23 % con respecto a 2010, mientras que los activos de inversión de cartera registraron una contracción mucho más fuerte (83 %). En alrededor de 13 Estados miembros de la UE se produjo una desinversión de la cartera de activos, con flujos particularmente importantes en el caso de Luxemburgo (75,5 % del PIB), Chipre (24,8 %), Portugal (13,6 %) y Francia (8,9 %). Las mayores inversiones en activos de cartera en términos relativos se registraron en Malta (-47.9 % del PIB), y en valores absolutos, en el Reino Unido y Alemania (ambos más de -25 000 millones EUR). La desinversión en pasivos de cartera fue menos común, como se observa en ocho Estados miembros de la UE, entre otros Portugal, Grecia, España, Italia y Bélgica, cada uno de los cuales comunicó flujos negativos de más del 3 % del PIB, al igual que Islandia. En términos absolutos, las mayores desinversiones en pasivos de cartera en 2011 se registraron en Italia y España, seguidas a cierta distancia por Portugal y Grecia. Luxemburgo notificó de nuevo los mayores flujos positivos (con respecto al PIB), del 82,5 %, seguido por Irlanda (20,1 %), aunque en términos absolutos las entradas fueron más altas en Francia y Alemania.

Por lo que se refiere a otros activos y pasivos (tales como divisas y depósitos, préstamos y créditos comerciales) la EU-27 registró en 2011 unas salidas netas de capital equivalentes al 2,0 % del PIB. La inversión en otros activos fue del 3,4 % del PIB de la EU-27, y las mayores inversiones (en términos relativos) se registraron en Luxemburgo, Finlandia y los Países Bajos. La inversión extranjera en otros pasivos fue equivalente al 1,4 % del PIB en la EU-27 en 2011. De nuevo las mayores inversiones en términos relativos se registraron en Luxemburgo, seguido a cierta distancia por Finlandia, Malta y Grecia, con una desinversión importante en Irlanda y Chipre. Las salidas netas de otras inversiones de la EU-27 en 2011 doblaron a las de 2010 (249 900 millones EUR), aunque siguieron por debajo del nivel alcanzado en 2008 y 2009. Hubo doce Estados miembros de la UE que registraron flujos netos de entrada de otra inversión en 2011, entre los que destacaron el Reino Unido, España y Grecia.

Fuentes y disponibilidad de los datos

Las principales referencias metodológicas utilizadas para la elaboración de las estadísticas de la balanza de pagos es el quinto Manual de la balanza de pagos (MBP5) del Fondo Monetario Internacional (FMI). La sexta edición de este manual (MBP6) finalizó en diciembre de 2008, y su aplicación está prevista para 2014. Esta nueva serie de normas internacionales ha sido desarrollada, en parte, como respuesta a importantes cambios económicos, incluido el papel cada vez mayor de la globalización, el aumento de la innovación y la complejidad de los mercados financieros, así como el mayor hincapié en la utilización de la balanza como una herramienta para comprender la actividad económica.

La transmisión de los datos de la balanza de pagos a Eurostat se regula por el Reglamento 184/2005 relativo a las estadísticas comunitarias sobre balanza de pagos, comercio internacional de servicios e inversiones extranjeras directas (cuya versión consolidada data de 9 de mayo de 2006).

Cuenta corriente

La cuenta corriente de la balanza de pagos proporciona información no solo sobre el comercio internacional de mercancías (en general, la mayor categoría), sino también sobre las operaciones internacionales de servicios, rentas y transferencias corrientes. De todas estas operaciones, la balanza de pagos registra el valor de los créditos (exportaciones) y deudas (importaciones). Una balanza negativa —un déficit por cuenta corriente— muestra que un país está gastando en el extranjero más de lo que gana en las operaciones con otras economías y, por tanto, es deudor neto frente al resto del mundo.

La cuenta corriente mide la posición económica de un país en el mundo al englobar todas las transacciones entre entidades residentes y no residentes. Más concretamente, los cuatro componentes principales de la cuenta corriente se definen como sigue:

  • El comercio internacional de mercancías incluye las mercancías en general, las destinadas a la transformación, las reparaciones de mercancías, las mercancías suministradas en los puertos por transportistas y el oro no monetario. Las exportaciones e importaciones de mercancías se registran fob/fob, es decir, a valores de mercado en la frontera aduanera del país exportador, lo que incluye las cargas del seguro y el transporte hasta dicha frontera.
  • El comercio internacional de servicios se compone de: los servicios de transporte realizados por residentes en la UE para no residentes, o viceversa, que incluyen el transporte de pasajeros, la circulación de mercancías, el alquiler de los transportistas con su tripulación y los servicios auxiliares pertinentes; viajes, que incluyen sobre todo las mercancías y los servicios que los viajeros de la UE compran a no residentes en la UE, o viceversa; y los otros servicios, que incluyen los de comunicaciones, la construcción, los seguros, los servicios financieros, informáticos y de información, cánones y derechos de licencia, otros servicios a las empresas (que incluyen los de compraventa y demás servicios relacionados con el comercio, el arrendamiento operativo y otros aspectos empresariales, profesionales y técnicos), personales, culturales y recreativos, así como los servicios públicos no clasificados en otras partidas.
  • La balanza de ingresos consta de dos tipos de transacciones: la remuneración pagada a trabajadores no residentes o recibida de empresarios no residentes, y las rentas de inversión relativas a activos y pasivos financieros exteriores.
  • La balanza de transferencias corrientes incluye las transferencias corrientes de las administraciones públicas, como las relativas a la cooperación internacional entre administraciones, pagos de impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio y otras transferencias corrientes, como remesas de los emigrantes, primas de seguros (menos las cargas) y créditos frente a compañías de seguros no de vida.

De acuerdo con las convenciones de la balanza de pagos, las transacciones que representan una afluencia de recursos reales, un incremento en los activos o una reducción de los pasivos (tales como exportaciones de mercancías) se registran como créditos, y las transacciones que representan una salida de recursos efectivos, una disminución de los activos o un incremento de los pasivos (como las importaciones de mercancías) se registran como deudas. Neto es el saldo (créditos menos deudas) de todas las transacciones con cada socio.

Cuenta financiera

La cuenta financiera de la balanza de pagos incluye todas las transacciones que implican una transferencia de propiedad de activos y pasivos exteriores de una economía. La cuenta financiera se articula en cinco componentes básicos: inversión directa, inversión de cartera, derivados financieros, otra inversión y activos de reserva oficiales. Una inversión directa implica que un inversor residente en una economía tiene un interés duradero en una empresa residente en otra economía y un grado de influencia en la gestión de dicha empresa. La inversión directa se subdivide principalmente en función de su dirección: inversión directa de los residentes en el extranjero e inversión directa de no residentes en la economía en cuestión. Dentro de esta clasificación se distinguen tres componentes principales: el capital social, los beneficios reinvertidos y otros capitales; estos se tratan en más detalle en este artículo sobre inversión extranjera directa.

Las inversiones de cartera registran las transacciones en valores negociables, a excepción de las que entran dentro de la definición de inversión directa o activos de reserva. Se distinguen varios componentes: acciones, bonos y obligaciones o instrumentos del mercado monetario. Los derivados financieros son instrumentos financieros ligados a otro instrumento financiero, a un indicador o a una mercancía de cuyo valor dependen, a través de los cuales se pueden negociar en los mercados financieros, de pleno derecho, riesgos financieros concretos. Las operaciones con derivados financieros se tratan de forma separada y no como parte integrante del valor de las operaciones subyacentes a las que pueden estar ligados.

Los activos de reserva son activos financieros exteriores a disposición de las autoridades monetarias y controlados por ellas. Se utilizan para financiar y regular desequilibrios de pagos o para otros fines.

Otra inversión es una categoría residual de inversión que no se registra en las demás partidas de la cuenta financiera (inversión directa, inversión de cartera, derivados financieros o activos de reserva). Incluye también los asientos de compensación de rentas devengadas de instrumentos clasificados como otra inversión. Existen cuatro tipos de instrumentos: divisas y depósitos (en general, la partida más significativa), créditos comerciales, préstamos y créditos, otros activos y pasivos.

Contexto

La UE es un actor importante de la economía mundial en cuanto a comercio internacional de bienes y servicios e inversión extranjera. Las estadísticas de la balanza de pagos ofrecen una imagen completa de todas las transacciones externas de la UE y de cada uno de sus Estados miembros. De hecho, estas estadísticas pueden utilizarse como herramienta para estudiar la exposición internacional de distintas partes de la economía de la UE, indicando sus ventajas y desventajas comparativas con el resto del mundo. La crisis financiera y económica ha puesto de manifiesto la importancia de elaborar estas estadísticas económicas: tener más datos sobre las economías real y financiera mundiales podría haber ayudado a los responsables y analistas a medida que se agravaba la crisis si, por ejemplo, hubiera estado disponible información comparable a nivel internacional sobre los flujos de activos y pasivos financieros y su impacto en la producción, el empleo y la renta.

La Comisión Europea ha anunciado nuevas propuestas de medidas al respecto ante las consecuencias de la crisis financiera y económica. Se trata de establecer una legislación que estimule la recuperación económica y favorezca una economía más abierta y global. Se espera que estas modificaciones resulten positivas al aumentar la demanda de bienes y servicios procedentes de la UE y dar a sus consumidores más donde elegir (quizás a precios más bajos), y a las empresas, mayor seguridad a la hora de invertir tanto en el extranjero como en la UE, lo que las convertiría en un importante motor de crecimiento económico y creación de empleo.

En verano de 2010, la Comisión Europea presentó un plan para la política comercial de la UE con una serie de iniciativas cuyos objetivos son: mantener la apertura de los mercados, concluir la Ronda de Doha de negociaciones de la OMC, fomentar los flujos de inversión internacional y eliminar las barreras reglamentarias que impiden el comercio. La política comercial se considera motor de la prosperidad en una Comunicación titulada «52010dc0612: ES:NOT Comercio, crecimiento y asuntos mundiales: la política comercial como elemento fundamental de la Estrategia 2020 de la UE» [COM(2010) 612 final]. Por otra parte, también en verano de 2010, la Comisión dio los primeros pasos hacia una nueva política de inversión de la UE al presentar una Comunicación titulada «Hacia una política global europea en materia de inversión internacional» [COM(2010) 343 final]. En ella se analiza cómo la política de inversión puede contribuir al crecimiento y ayudar a alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020 de crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Al mismo tiempo, la Comisión también adoptó una propuesta de Reglamento destinada a establecer disposiciones transitorias sobre los acuerdos bilaterales de inversión entre Estados miembros y terceros países [COM(2010) 344 final].

Más información de Eurostat

Publicaciones

Cuadros principales

Estadísticas de la balanza de pagos y posiciones internacionales de inversión (t_bop_q)

Base de datos

Estadísticas de la balanza de pagos y posiciones internacionales de inversión (bop_q)

Metodología / metadatos

Fuente de los datos de las tablas y los gráficos (MS Excel)

Otra información

Enlaces externos

Véase también

Vistas